Durante el año 2013 Extremadura conmemora el V centenario del descubrimiento del Pacífico por Vasco Núñez de Balboa. Por este motivo, y acompañando a otras actividades programadas en el marco del Centenario, se ha creado la Ruta de los Descubridores, un itinerario rebosante de elementos patrimoniales que discurre por los lugares relacionados con figuras de gran relevancia histórica como Hernán Cortés, Francisco Pizarro o Pedro de Valdivia.

La ruta atraviesa la región de norte a sur y une las localidades de Plasencia, Cáceres, Trujillo, Guadalupe, Villanueva de la Serena, Medellín, Mérida, Badajoz y Jerez de los Caballeros, todas ellas vinculadas de un modo u otro con la Era de los Descubrimientos. Asimismo, esta ruta se cruza con otro itinerario cargado de historia, como la Vía de la Plata, que sigue el trazado de la calzada romana que unía la provincia de Lusitania con el norte y el sur de la península, y atraviesa los tres enclaves Patrimonio de la Humanidad de la región: la ciudad romana de Mérida, el Real Monasterio de Santa María de Guadalupe y el conjunto artístico y monumental de Cáceres. Además, pasa muy cerca de la Ruta de Carlos V, un impresionante trazado que atraviesa Cantabria, Castilla y León y, ya en tierras extremeñas, discurre por el Valle del Jerte y La Vera.

Además, esta ruta permite conocer un territorio cargado de espacios naturales de interés, al disponer Extremadura de un tercio de su superficie protegida bajo alguna de las figuras existentes. Entre ellas se encuentran el Parque Nacional de Monfragüe, reconocido por la UNESCO como Reserva de la Biosfera, la reserva natural de la Garganta de los Infiernos, el geoparque Villuercas-Ibores-Jara, el monumento natural de Los Barruecos o los parques naturales de Cornalvo y Tajo Internacional. La tercera parte del territorio está cubierta por dehesas, lo que significa la mayor superficie de la península Ibérica de bosque mediterráneo, dato que se suma al hecho de que sea Extremadura la región de Europa occidental con más costa interior (1.500 kilómetros), además de 1.250 hectáreas de humedales. Los espacios naturales extremeños se caracterizan, entre otros factores, por su variedad ornítica, motivo por el que la comunidad autónoma se ha convertido en uno de los destinos más deseados por los amantes de la observación de aves de todo el mundo.

La relación de Extremadura con América se aprecia en las calles y los monumentos de Extremadura… y también en su gastronomía. El tomate y el pimiento, productos que llegaron a Europa tras el Descubrimiento de América, son dos de los grandes protagonistas de la cocina regional. La gastronomía extremeña es hoy una simbiosis entre varias culturas, entre lo tradicional y lo vanguardista, elaborada con productos de primera calidad, y en la que no pueden faltar algunos de sus grandes embajadores, como el jamón ibérico de bellota, el cordero o los quesos de oveja y cabra, acogidos a las diferentes denominaciones de origen.

La Ruta

JEREZ DE LOS CABALLEROS

Jerez de los Caballeros (Iglesia de San Bartolomé)

Jerez de los Caballeros (Iglesia de San Bartolomé)

Comenzando por el Sur de Extremadura, Jerez de los Caballeros, localidad natal de Vasco Núñez de Balboa (1475-1519), que el 25 de septiembre de 1513 avistó en tierras panameñas la inmensidad de un océano al que llamó Mar del Sur (actual Pacífico), es punto de partida. Esta localidad está considerada el centro artístico más importante del barroco extremeño. Las torres y algunas fachadas de las iglesias, sus retablos, la imaginería de parroquias, conventos y santuarios, o sus palacios y casas señoriales son testimonios de un notable desarrollo artístico durante los siglos XVII y XVIII. En Jerez de los Caballeros es imprescindible visitar la Iglesia de San Bartolomé que fue erigida en el siglo XV. Destaca por el colorido de su torre y su fachada-retablo, que evoca el barroco americano, ambos de gran riqueza ornamental. En esta iglesia se halla la pila donde fue bautizado Núñez de Balboa, restaurada con motivo del V centenario del descubrimiento del Pacífico. Se ha entregado una réplica de la pieza a Panamá.

BADAJOZ

Badajoz (Alcazaba)

Badajoz (Alcazaba)

Se encuentra a orillas del río Guadiana, junto a la frontera de Portugal, una circunstancia que ha marcado su historia con un largo rosario de conflictos bélicos y asedios. La importancia de Badajoz comienza con la existencia de Al-Andalus, y lo hace a partir de la fundación de la ciudad a cargo de Ibn Marwan, en el año 875. Adquirió gran relevancia política y militar tras la caída del Califato de Córdoba como reino taifa. Fue reconquistada por el rey Alfonso IX de León en 1230, pasando definitivamente a manos cristianas.

La capital pacense es hoy un importante centro administrativo y comercial que irradia su influencia hasta las vecinas ciudades portuguesas. Entre sus atractivos turísticos figuran los Carnavales, que cuentan con una amplia participación popular, y la Semana Santa, ambos declarados Fiesta Turística de Interés Nacional. En Badajoz es imprescindible visitar el Centro histórico, la Catedral (templo gótico de tres naves que destaca por su aspecto sencillo, severo y de fortaleza), Museo provincial de Bellas Artes (fundado en 1929 supera las 1.200 piezas de pintura y escultura de más de 300 artistas) y Museo Extremeño e Iberoamericano de Arte Contemporáneo (su repertorio expositivo abarca la pintura, la escultura, la fotografía y las producciones audiovisuales).

MÉRIDA

Mérida (Teatro Romano)

Mérida (Teatro Romano)

Fue declarada Patrimonio de la Humanidad en 1993. De su ingente riqueza arqueológica y artística habla la existencia del Museo Nacional de Arte Romano (MNAR), el único de carácter nacional existente en toda Extremadura, obra del arquitecto Rafael Moneo.

En el año 25 a. C, Publio Carisio, en nombre del emperador romano Augusto, asentó en Emerita Augusta a los soldados veteranos de las legiones V Alaudae y X Gemina. Augusto dividió la península Ibérica en tres provincias (Bética, Tarraconensis y Lusitania), fijó en Emerita Augusta la capital de esta última e hizo que la provincia dependiera directamente del emperador. Mérida fue centro administrativo, jurídico, económico, militar y cultural hasta muy avanzada la caída del Imperio romano y en su momento de máxima población alcanzó los 40.000 habitantes. El viajero tiene que visitar el Teatro (monumento más característico, definitorio y visitado de la ciudad en el que se celebra cada verano el Festival Internacional de Teatro Clásico). Además, hay que recorrer la ciudad y ver, entre otros monumentos, el Anfiteatro, Puente, Circo o hipódromo, Arco de Trajano, Templo de Diana y los embalses y presas situados en sus inmediaciones.

MEDELLÍN

Medellín

Medellín

Tierra natal de Hernán Cortés (1485-1547), conquistador del imperio azteca (hoy el centro de México), gobernador y capitán general de la Nueva España y descubridor de la península de Baja California, entre otros hitos de indudable trascendencia histórica. Como ocurre en Trujillo con Francisco de Pizarro y en Villanueva de la Serena con Pedro de Valdivia, la plaza principal del pueblo exhibe una estatua del metelinense más universal. Y al igual que tantos topónimos extremeños, el nombre de Medellín se repite en ciudades de América, en este caso, de Colombia, México y Argentina. Medellín ofrece al viajero un interesante teatro romano (siglo I); un castillo de origen árabe que se remonta al siglo X, en el que pueden verse todos los elementos propios de estas edificaciones: puertas, murallas, garitas, torres, patios interiores, aljibe, parroquia y otras estancias; y un puente del siglo XVI sucesor de uno romano destruido en 1603 por la crecida del río Guadiana.

VILLANUEVA DE LA SERENA

Villanueva de la Serena (Iglesia de la Asunción)

Villanueva de la Serena (Iglesia de la Asunción)

Tierra de Pedro de Valdivia (1497-1553), fundador de Santiago de Nueva Extremadura (hoy Santiago de Chile) y gobernador y capitán general de Nueva Extremadura (actualmente Chile). Villanueva y su comarca son también conocidas por su célebre queso de oveja “Torta de la Serena”, así como por ser hábitat de un importante número de rapaces y otras aves, como avutardas y sisones. Desde el otoño a la primavera miles de grullas pueblan sus dehesas, arrozales y lagunas. Las visitas que hay que hacer en Villanueva de la Serena deben incluir la iglesia parroquial de Nuestra Señora de la Asunción, construida durante el periodo clásico del Renacimiento español del siglo XVI, el Ayuntamiento y una estatua de Pedro de Valdivia. A escasos kilómetros del casco histórico se halla el castillo al que llaman de Castelnovo o de la Encomienda.

GUADALUPE

Guadalupe

Guadalupe

Típica villa serrana, declarada conjunto histórico-artístico, que creció al abrigo del Real Monasterio de Nuestra Señora de Guadalupe. Patrimonio de la Humanidad desde 1993, el monasterio fue mandado construir en el siglo XIV por el rey Alfonso XI de Castilla, en agradecimiento a la Virgen tras su victoria en la batalla del Salado, en el año 1340. Desde su fundación, se convirtió en uno de los principales centros de peregrinación de la península Ibérica. Guadalupe se vincula con Cristóbal Colón por las visitas que el navegante hizo a la villa antes y después del descubrimiento de América. En Guadalupe es imprescindible visitar el Real Monasterio de Nuestra Señora de Guadalupe. Lo mudéjar y lo gótico, entre otros estilos, se dan cita en este monumento que guarda importantes libros, bordados, relicarios, orfebrería y obras de pintores como Francisco de Zurbarán, El Greco, Francisco de Goya, Juan de Flandes, Egas Cueman o Juan Correa de Vivar. El Monasterio conserva diferentes tesoros artísticos tanto en sus distintas dependencias (iglesia, claustro mudéjar, claustro gótico, sacristía, camarín…) como en los museos habilitados para servir de lugares de exhibición: el Museo de Esculturas y Pinturas, Museo de Libros Miniados y Museo de Bordados.

TRUJILLO

Trujillo (panorámica)

Trujillo (panorámica)

Estamos en la ciudad de dos importantes figuras de la Época de los Descubrimientos: Francisco Pizarro (1476-1541), explorador y conquistador de Perú, que participó también en la expedición de Núñez de Balboa en el Pacífico, y Francisco de Orellana (1511-1546), fundador de la ciudad de Guayaquil (Ecuador) y descubridor del río Amazonas. Trujillo es una de las principales ciudades extremeñas por su patrimonio arquitectónico y uno de los destinos más visitados de la región. Se trata de un centro artístico con una importante arquitectura palaciega originada por una oligarquía caballeresca que destacó en la conquista y la colonización de América. Los lugares imprescindibles a visitar en Trujillo deben ser la Plaza Mayor, espacio donde todos los años se celebra, durante el mes de mayo, la Feria Nacional del Queso, considerado el certamen más importante de su género en España, con productos de todo el país. Otros monumentos fundamentales son el castillo y las murallas y la Iglesia de Santa María la Mayor.

CÁCERES

Cáceres (Palacio de los Toledo-Moctezuma)

Cáceres (Palacio de los Toledo-Moctezuma)

Patrimonio de la Humanidad desde 1986, tiene el conjunto artístico y monumental mejor conservado de la península Ibérica y el tercero de Europa. Cáceres fue un importante centro artístico de carácter noble y señorial en la Edad Media y el Renacimiento, donde el legado de las riquezas procedentes de América es visible en muchos de sus palacios. De la Norba Caesariana romana a la Cáceres renacentista, pasando por la villa fortificada por los almohades, un recorrido por esta ciudad deparará la admiración ante plazas, arcos, torres, palacios, iglesias o conventos, en un número y calidad tales que el visitante necesitará varias jornadas para hacerse una idea del patrimonio que atesora la capital cacereña. Hay que visitar en Cáceres la Plaza Mayor, Palacios, casas señoriales y torres, Concatedral de Santa María y otras iglesias, Museo Provincial de Cáceres y Museo Vostell Malpartida (situado a unos 15 kilómetros de la capital cacereña en el monumento natural de Los Barruecos).

PLASENCIA

Plasencia (catedral)

Plasencia (catedral)

En Plasencia nació Inés de Suárez (1507-1580), fundadora de la actual Santiago de Chile junto a Pedro de Valdivia, con el que mantuvo una larga relación sentimental. La segunda ciudad más importante de la provincia de Cáceres está emplazada en un valle frondoso y fértil, limitada al norte por montañas de la sierra de Gredos y rodeada por el cauce del río Jerte. Plasencia es un destino turístico de primer orden dentro de la comunidad autónoma, dado el carácter monumental e histórico de la ciudad, así como por su cercanía a los recursos turísticos de las comarcas y los valles cercanos, como el del Jerte, el del Ambroz y La Vera. En Plasencia es imprescindible visitar la Catedral que, en realidad, son dos catedrales yuxtapuestas, la vieja y la nueva. Esto se debe a que la más reciente, que iba a sustituir a la anterior, no llegó a finalizarse. Junto a la Catedral hay que recorrer las Murallas (datan de los siglos XII y XIII), los Palacios y acercarse hasta el Parque Nacional de Monfragüe (situado a unos 40 kilómetros de Plasencia),